Trucos de maquillador profesional para usar correctamente la esponja de maquillaje y conseguir un aspecto más natural y joven

Trucos de maquillador profesional para usar correctamente la esponja de maquillaje y conseguir un aspecto más natural y joven

Trucos de maquillador profesional para usar correctamente la esponja de maquillaje y conseguir un aspecto más natural y joven

ELENA OLIVERO

Las herramientas de maquillaje son fundamentales para obtener mejores resultados en el rostro. Igual de básico que elegir una buena base, los métodos de aplicación determinan el acabado, haciendo tu aspecto más homogéneo, efecto segunda piel mejorada o, por el contrario, resultando demasiado pesado, pastoso y que echa años encima. Muchos profesionales optan por diferentes tipos de brochas, otros por las manos, pero todos coinciden en que la esponja es el método más fácil, rápido y eficaz para alcanzar ese look natural no makeup makeup, junto con todos los usos de un colorete en crema.

Sin embargo, es frecuente cometer errores en su uso y mantenimiento, algo que marca la diferencia. Si quieres aprovechar todo el potencial que este utensilio proporciona en tu rutina de maquillaje y cuidado de la piel, como su faceta multiusos, una buena técnica de difuminado, su capacidad para prolongar la duración del maquillaje o cómo limpiarla correctamente, hemos recopilado los trucos de expertos que resolverán tus dudas y mejorarán tu régimen de belleza, reduciéndolo en tiempo y solucionándote la odisea mañanera.

Limpieza

Igual de importante que lavarnos el rostro es hacer lo mismo con las herramientas que utilizamos en él. Si no, todas las bacterias que se acumulan pasan al cutis, pudiendo provocar brotes u otros problemas. Aunque no es habitual, a las esponjas les sale moho por dentro (en forma de puntos negros) y tú no te darás cuenta. No solo evitas reacciones, también prolongas la vida del utensilio. Si tu ritmo de vida no te permite hacer un ritual de limpieza cada dos o tres días, por lo menos, intenta que sea semanalmente.

Existen diferentes métodos para librarse de todos los residuos de maquillaje y suciedad que quedan incrustados en tu esponja. Un truco es introducirla en una taza con agua y jabón por pocos segundos en el microondas. En el caso de que las manchas persistan, déjala en remojo junto a un limpiador líquido toda la noche.

Trucos de maquillador profesional para usar correctamente la esponja de maquillaje y conseguir un aspecto más natural y joven

Entre cada uso, es fundamental permitir que se sequen al aire para evitar que la humedad produzca bacterias, que se reactivan cuando las mojamos para emplearlas. Para llevarla de viaje, escoge una bolsita hermética o un recipiente que permita la circulación de aire sin que entre en contacto con el resto del maquillaje.

Uso habitual

Normalmente, las esponjas deben humedecerse para asegurar un buen difuminado. Mójala, aprieta para extraer el exceso de agua y rebota. Importante que intentes quitar la mayoría del agua que haya absorbido. Así, evitarás el desperdicio de producto y conseguirá un acabado perfecto.

Aunque esta sea la regla de oro, hay muchos maquilladores que también las usan en seco. Con esta técnica de aplicación, puedes pulir y suavizar el maquillaje en los extremos y aquellas zonas donde hayan quedado acumulaciones, líneas y pliegues. También sirve para contornear o mezclar colores y emplear productos en polvo.

Productos que emplear

La esponja es polifacética. Puedes utilizarla en todos los pasos relativos a trabajar la piel. Desde la preparación y cuidado, para presionar y distribuir de manera uniforme prebases, cremas hidratantes u otros cosméticos, pasando por coloretes, contorno, bronceador e incluso polvos para sellar, como la tendencia del 'baking' (dejar un exceso de polvo durante diez minutos en las áreas más grasientas como la zona T, y retirar después con una brocha) o para mantener el corrector intacto. Si bien es cierto que se maneja mejor con formulaciones en crema o líquidas, que aportan ese efecto segunda piel.

Técnicas de aplicación

No arrastres la esponja por la cara para esparcir el producto, en su lugar, da toquecitos sutiles para difuminar de forma efectiva e igualada, pero dejando una buena cobertura y corregir esas molestas imperfecciones. Si la deslizas, lo único que conseguirá es limpiar todo el maquillaje que estás poniendo.

Las que deseen obtener 'full coverage', coge la esponja por su parte más ancha. Mientras que, si eres fanática del acabado natural, ve cambiando de lado (lo mismo si te has excedido con la cantidad y quieres rebajar). Emplea la punta de la esponja para las partes más difíciles de acceder como el contorno o la nariz. Si la sombra te ha caído a la ojera o has cometido cualquier otro error, no te preocupes, la esponja será el borrador perfecto para corregir sin eliminar el maquillaje que quieres que esté ahí.

Un consejo de experto para unificar los diferentes cosméticos en la piel y tener un cutis homogéneo es reaplicar sobre el color y los sombreados una mínima cantidad de base de maquillaje sobrante, así parecerá que la luminosidad y el tono saludable brotan de tu piel. Ahora que tienes todas las claves para exprimir las cualidades de tu esponja al máximo, seguro que la tarea de maquillarte diariamente se vuelve mucho más sencilla y le sacarás más partido a tu piel.

Te recomendamos

Temas

InstagramContouringMaquillaje
Enlaces de interés

Artículos relacionados

Amazon Beauty tiene su propio calendario de adviento: esto es lo que contiene
Amazon Beauty tiene su propio calendario de adviento: esto es lo que contiene
Concurso de Navidad: ¡HOLA! te regala las mejores novedades de cosmética, maquillaje, moda...
Concurso de Navidad: ¡HOLA! te regala las mejores novedades de cosmética, maquillaje, moda...
Maquillaje de estrellas Aprende a hacerte un maquillaje de ojos ahumados
Maquillaje de estrellas Aprende a hacerte un maquillaje de ojos ahumados
LAS 30 MEJORES RESEÑAS DEL Esponjas De Maquillaje PROBADAS Y CALIFICADAS
LAS 30 MEJORES RESEÑAS DEL Esponjas De Maquillaje PROBADAS Y CALIFICADAS