Ácido hialurónico: Todo lo que debes saber a la hora de incorporarlo a tu rutina de belleza diaria

 Ácido hialurónico: Todo lo que debes saber a la hora de incorporarlo a tu rutina de belleza diaria

Ácido hialurónico: Todo lo que debes saber a la hora de incorporarlo a tu rutina de belleza diaria

El cuidado facial es algo que tenemos interiorizado y cada vez empezamos antes a aplicar los trucos de belleza para tener la piel perfecta. Sobre todo ahora en verano, que nos hemos hecho un máster con los productos de belleza que meter en el neceser para seguir cuidándonos cuando estemos de vacaciones. Entre esos productos seguro que se encuentran un buen contorno de ojos (esencial para el efecto buena cara tan deseado en vacaciones) y algún producto con el ácido hialurónico como protagonista. Este último lo hemos incorporado en nuestra rutina de belleza de manera casi compulsiva gracias a todos sus beneficios, pero, ¿realmente tenemos claro para qué sirve esta sustancia?

Para resolver algunas incógnitas sobre esta sustancia, hemos hablado con la doctora María Agustina Segurado, experta asesora de Nivea, que nos cuenta todo los que debemos saber sobre el ácido hialurónico a la hora de incorporarlo a nuestra rutina de belleza diaria. "El ácido hialurónico es la gran revolución de la cosmética actual. Todos los tipos de piel pueden beneficiarse de él, pues es una sustancia natural que nuestro cuerpo reconoce como un componente propio. Además, está presente en muchos alimentos. Así pues, el organismo lo incorpora sin ningún problema", asegura la doctora María Agustina Segurado.

Qué es el ácido hialurónico y para qué sirve

El ácido hialurónico es uno de los componentes estrella de la cosmética de los últimos años. El sector de la estética lo utiliza para combatir uno de los grandes enemigos de la piel: el envejecimiento. Aunque al principio solo se utilizaba inyectado directamente en el cuerpo, sobre todo en la zona del rostro, hoy este ingrediente está disponible también en una amplia y diversa cantidad de productos, desde cremas faciales, ampollas y sérum, hasta fórmulas after sun. Y no es para menos: sus beneficios lo han convertido en un imprescindible en cualquier rutina de cuidado facial.

El ácido hialurónico es una sustancia totalmente natural, pues está presente en nuestro organismo. Se encuentra en múltiples órganos y áreas del cuerpo, como la piel, las articulaciones o los globos oculares. Uno de sus objetivos principales es fijar el agua, es decir, retener la humedad en los órganos. En el caso de la piel, es indispensable para que se mantenga hidratada, elástica, tersa y con volumen. Es una molécula capaz de retener hasta 1.000 veces su peso en agua.

 Ácido hialurónico: Todo lo que debes saber a la hora de incorporarlo a tu rutina de belleza diaria

Sin embargo, a medida que envejecemos se reduce la producción de ácido hialurónico en nuestras células, con lo que la piel ya no puede retener la misma cantidad de agua. La doctora María Agustina, experta asesora de Nivea, nos explica que "a partir de los 50 años, la cantidad de ácido hialurónico del organismo se reduce en un 50%". "Nuestra piel ya no está tan hidratada y los signos de la edad se marcan más en ella, provocando flacidez, tirantez, arrugas, pérdida de volumen y descolgamiento del contorno facial", explica la doctora.

Aunque para tener una piel joven, turgente y tersa, no es imprescindible tener 20 años, sí que hay que conservar un buen nivel de ácido hialurónico para mantener la hidratación y combatir estos signos de la edad. Te contamos todo lo que esta sustancia puede hacer por mantener la piel en buen estado.

Beneficios del ácido hialurónico

Tipos de ácido hialurónico y sus beneficios para la piel

Por todos esos motivos, el ácido hialurónico es el ingrediente clave para un rostro de aspecto saludable y joven. No obstante, para conseguir que penetre y tenga efectos realmente visibles, es necesario que la piel reciba los dos tipos que existen.

Cómo incorporar el ácido hialurónico en la piel

Gracias a una combinación de ambos tipos, la piel no sólo recibe un extra de este componente desde el exterior, sino que también se consigue estimular la producción propia de esta sustancia de manera natural.

Hay distintas formas de incrementar los niveles de esta molécula en el organismo, para así evitar que el paso del tiempo afecte a la hidratación de la piel. Estas son las tres formas más comunes en las que podemos incorporarlo: en tratamientos, a través de productos o en la alimentación.

Tratamientos de inyección de ácido hialurónico

El ácido hialurónico también está presente en nuestros ojos, se comprobó que los tratamientos que lo incluían ayudaban a mejorar la cicatrización de las heridas provocadas por la cirugía ocular. Así, a partir de 1996, se trasladaron los tratamientos con inyección de ácido hialurónico al mundo de la estética y la belleza. El objetivo principal de estas inyecciones infiltradas en las distintas capas de la piel es ayudar a recuperar volumen, rellenando arrugas o líneas de expresión o a un nivel más profundo, sobre el hueso para conseguir un buen marcaje del óvalo facial. Sus usos más habituales suelen ser en:

En general, en estas intervenciones se suelen utilizar dos tipos de ácido hialurónico: el reticulado, que se emplea como relleno, con una gran capacidad de retención de agua y con resultados más perdurables, y el no reticulado, más ligero y con un uso a un nivel más superficial con el objetivo de hidratar la piel y prevenir arrugas futuras. Hay que recordar que todos estos tratamientos sólo se hacen en clínicas dermatológicas especializadas y bajo la supervisión de un equipo médico.

Productos faciales enriquecidos con ácido hialurónico

Tras conocerse la utilidad de esta sustancia para recuperar la hidratación cutánea, se incorporó a diversos productos de uso tópico. Es una forma sencilla de combatir el envejecimiento y la pérdida de hidratación, ya que trabaja sobre las áreas más propensas a las arrugas y flacidez, proporcionando de nuevo volumen, firmeza y elasticidad desde el interior. Además, mejoran activamente el propio proceso natural de regeneración de la piel, consiguiendo que esté más hidratada, suave, tersa y con un aspecto más joven y saludable.

Utilizar cremas, ampollas o sérum enriquecidos con ácido hialurónico de manera rutinaria es esencial para ayudar a mitigar los problemas de envejecimiento y mantener un buen balance en la piel, haciendo que recupere humedad, aumentando su volumen y humectando las capas de la piel para mejorar así su aspecto.

El ácido hialurónico en los alimentos

Algunos alimentos son especialmente ricos en esta sustancia. Incorporarlos a nuestra dieta será una forma más de complementar el efecto de la rutina de cuidado facial. Estos son los alimentos que más ácido hialurónico contienen.

Además, hay otros alimentos que ayudan a nuestro cuerpo a producir una mayor cantidad de ácido hialurónico de forma natural como las patatas, los rábanos, los cereales integrales y semillas de calabaza, ya que son ricos en zinc, un mineral que estimula la formación de este beneficioso ácido, así como la soja, el cacao o especias como el perejil o el cilantro, también con propiedades antioxidantes.

Por último, también es conveniente que consumamos alimentos ricos en magnesio. El magnesio es un mineral necesario para la síntesis del ácido hialurónico. Por eso, incluir espinacas, almendras, legumbres (judías, garbanzos, lentejas) o nueces en nuestra dieta es muy importante.

Artículos relacionados

47 Mejor crema nutritiva antiedad en 2022 [basado en 326 reseñas]
47 Mejor crema nutritiva antiedad en 2022 [basado en 326 reseñas]
16 mejores productos para el tratamiento del acné quístico 2021 – WWD
16 mejores productos para el tratamiento del acné quístico 2021 – WWD
22 Productos de belleza para quienes quieren exactamente los resultados por los que pagaron
22 Productos de belleza para quienes quieren exactamente los resultados por los que pagaron
Este es el remedio casero más aconsejado para acabar con el acné de forma natural
Este es el remedio casero más aconsejado para acabar con el acné de forma natural